El consentimiento informado electrónico, con firma digital manuscrita, puede tener validez legal. Con esto se conseguiría la eliminación del papel en el historial medico.

Los recortes en la sanidad pública pueden tener un efecto directo en la calidad del servicio. Por ello, hoy más que nunca, se hace necesario aprovechar cada posible mejora. Las TICs, o nuevas tecnologías de la información, tienen mucho que decir al respecto. Tanto a nivel económico como en la mejora de la calidad del servicio, las TICs pueden paliar el efecto de los recortes en el sector sanitario así como en otros ámbitos de la administración pública.

Un claro ejemplo de es el historial clínico electrónico. Uno de los problemas actuales en hospitales y centros de salud es el almacenamiento de documentación relativa a historias clínicas. Hace unos años se abordó el problema digitalizando toda esta documentación para dar lugar a la Historia Clínica Electrónica. Sin embargo, hay un tipo de documento en el que es imprescindible recabar la firma del paciente. Se trata del Consentimiento Informado.

De acuerdo a la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, norma básica reguladora de la autonomía del paciente, el consentimiento informado es un documento en el que un paciente expresa de manera libre y consciente su conformidad con respecto a un procedimiento médico que afectará a su salud, una vez que el médico le ha explicado los detalles y riesgos que comporta dicho procedimiento. Es un derecho del paciente y una obligación para los servicios sanitarios. Por ello, los Centros de Salud acumulan miles de Consentimientos en papel y por tanto, su digitalización y su vinculación a la Historia Clínica Electrónica se hace imprescindible hoy en día.

Parece obvio que la transformación del consentimiento informado en un documento electrónico proporciona ventajas desde el punto de vista económico, de seguridad y de eficiencia en su gestión pero se encuentra con el desafío de su firma por parte de médico y paciente.

El uso del DNIe podría haber sido la solución al problema pero su bajo nivel de difusión hacen inviable esta fórmula en lo que al paciente se refiere. La firma biométrica es la alternativa. Uno de los sistemas biométricos que más se acerca al paradigma de alta seguridad y bajo coste, es el reconocimiento biométrico de rasgos caligráficos de la firma.

En la actualidad, contamos con dispositivos que permiten establecer parámetros como la presión y velocidad del trazo con los que se pueden obtener patrones que resultan de una gran eficacia y que, unidos a mecanismos de generación de firma electrónica, hacen infalible cualquier validación de una firma producida mediante este procedimiento. Un ejemplo son las tabletas de firma Wacom que podemos encontrar en las oficinas de correos o en la mayor parte de las sucursales bancarias de España.

Una de las grandes ventajas en cuanto al despliegue tecnológico es que no es necesario distribuir dispositivos a los pacientes. Por otra parte, los dispositivos de recogida de firmas no representan un coste excesivo y finalmente, el producto resultante de la firma biométrica combinada con la firma electrónica, hacen rentable la inversión inicial. Por otro lado, el paciente no pone reticencias a la hora de firmar sobre tabletas puesto que ya las ha utilizado en correos o en las entidades bancarias.

edatalia.com consultora tecnológica con más de 10 años de experiencias en el ámbito de la firma electrónica, se ha volcado en la solución al problema. Sus soluciones garantizan 3 requisitos básicos, rentabilidad, integración en el HIS y garantías jurídicas del documento electrónico. La rentabilidad se debe medir en términos de ahorro de papel, ahorro de espacio y mejora de la gestión del centro. La digitalización y la posterior gestión documental aseguran el ROI de la inversión. ecoSignature es una familia de soluciones capaces de integrarse con cualquier HIS y cualquier arquitectura tecnológica (incluso en entornos web). Por último, la validez jurídica de la soluciones de edatalia está avalada por un informe de Cuatrecasas.

La clave por tanto es NO GENERAR PAPEL para conseguir procesos electrónicos mucho más eficientes y rentables que los actuales. 

La consecución de los 3 requisitos citados, han hecho posible que muchos hospitales y centros de salud, tanto privados como públicos, hayan confiado en la tecnología de edatalia. Y, a juicio de Alberto Urquiza, director asociado de la compañía, se espera que la generalidad de las organizaciones adopten a corto-medio plazo este tipo de soluciones.

Firma Biométrica

La firma digital manuscrita, incluyendo biometría, consiste en firmar cualquier documento electrónico como si fuera un papel. Mantiene las garantías jurídicas y valor probatorio de la firma avanzada. Leer más...

Administracion Pública

foto-modulo2Trámites de Oficina de Atención al Ciudadano. La normativa eIDAS, de obligado cumplimiento en Europa, exige un impulso a la eAdministracion. AAPP de todo España ya confían en edatalia. Leer más...

Consentimiento Médico Informado

Soluciones integrables con la historia clínica electrónica. Firma biométrica y firma electrónica cualificada. Testadas con éxito en hospitales públicos y privados en España y Latinoamérica. Leer más...

Firma Remota

Firma tus documentos desde cualquier lugar, con cualquier dispositivo (PC, Smartphone, Tablet...) y cuando quieras. Autentificación fuerte y firma sustancial: garantías jurídicas. Leer más...